Contacta conmigo ahora, registrate AQUÍ


No estaba muy segura de lo que quería pero sí de lo que no. No quería episiotomía ni epidural. No quería estar sola. Buscaba que me trataran con respeto. Ella me daba seguridad como doctora, sentí que era justo lo que necesitaba, que respetaba mis deseos. Me habló del parto respetado cosa que ni sabía que existía. Sentía al fin que había encontrado el ambiente para parir.
La primera experiencia fue empoderadora, me sentí dueña de mi parto pero acompañada, sentía la seguridad de que todo estaría bien. La segunda experiencia fue confrontante, pero en todo momento la sentí la seguridad de que estaba cuidada. Me acompaño con respeto y amor en ambos procesos.
Mi transformación fue total. Me descubrí poderosa. Ahora me siento capaz de tomar mis propias decisiones, enfrentar mis retos, dejarme querer y cuidar. Poder parir cuando nadie creía que podía. Parir cuando yo misma creía que no podía y que ella creyó siempre en mí. Gracias.


Cinthya Huesca Pérez
San Cristóbal de Las Casas, Chiapas



Acostumbrada y aterrada por los partos hospitalarios, haberme puesto en manos de la Dra. Guadalupe fue lo mejor que pude hacer. Soy consciente que si no hubiera aceptado que ella me acompañara en mi proceso de embarazo-nacimiento la situación habría sido distinta, mi vida y la de mi hija serían diferentes ahora.
Pasé el inicio de la labor de parto en casa pero al no avanzar y existir el riesgo de sufrimiento fetal, la doctora y yo decidimos que lo mejor para la nena era una cesárea. Su trabajo y el de su equipo no terminó ahí: me acompañaron al hospital, estuvieron conmigo hasta antes de entrar a quirófano y en cuanto las visitas fueron permitidas acudieron a ayudarme con el establecimiento de la lactancia.
Cuando regresamos a casa, le dieron seguimiento a la salud de mi hija, revisaron la herida, quitaron mis puntos, resolvieron mis dudas sobre la lactancia y me ayudaron con opciones de posturas y posiciones. Al término de la cuarentena tuve mi baño postparto y después de eso me mostraron las vías para almacenar la leche a la vuelta al trabajo. Definitivamente su ayuda fue fundamental para el nacimiento de mi hija pero también para tener una lactancia exclusiva exitosa a pesar de ser una madre trabajadora.
Ha sido un crecimiento íntimo fabuloso: descubrir que se puede escuchar a una misma en más de una manera, vivir de manera consciente cada una de las etapas de mi embarazo y del nacimiento de mi hija y ahora todas sus etapas de crecimiento. Pero el cambio más importante es que mi experiencia despertó mi necesidad de ayudar a otras mujeres, de tener siempre mujeres cerca, de crear redes no sólo en el ámbito de la maternidad sino en los demás aspectos de la vida.
Aprendí que mi experiencia no se hizo para mantenerla guardada para mí misma sino para compartirla y quiero hacerlo.


Amada Rosalba Martínez González
Comitán de Domínguez, Chiapas



Buscaba una manera de nacimiento que no fuera cesárea. Necesitaba que alguien me diera la opción de parir, cómodamente, en casa ¿Por qué no? Después de dos cesáreas el parir vía vaginal sin instrumental, ni medicamentos, algo natural.
La experiencia que tuve fue de respeto durante mi trabajo de parto en casa después de dos cesáreas. Ella estaba ahí solo para lo necesario ya que parir era algo que yo haría (porque sé hacerlo). Calmaba mis dudas, me impulsaba a investigar, informarme, empoderarme, regresar la confianza en mí y que pariría pues está en mi naturaleza.
La transformación que tuve fue total, una mujer informada, responsable y empoderada, esa soy. Ahora me siento capaz de parir y tomar mis decisiones sin miedo.


Elizabeth Abadía Aguilar
Comitán de Domínguez, Chiapas




CONOCE MIS PROGRAMAS

He creado estos programas para darte información y herramientas sencillas para que logres ser una madre segura y plena.


¿Qué es el PARTO HUMANIZADO?

El parto es un proceso fisiológico NORMAL.
El aspecto emocional es fundamental.
Es un acontecimiento íntimo y único en la vida de una mujer.


TU REGALO DE BIENVENIDA

Además recibe artículos y boletines para sentirte apoyada y reconfortada con recursos de tu interés.